Debido a problemas relacionados con nuestro proveedor, lamentamos comunicarle que no podremos continuar ofreciendo octavos ni partituras físicas (impresas), hasta nuevo aviso. Si necesita realizar compras de octavo y partituras físicas (impresas), por favor realice su compra antes del jueves 29 de octubre, a las 5:00 p.m. PT. Las ediciones en PDF seguirán disponibles para usted. Lamentamos cualquier molestia e inconveniente que esto pueda ocasionarle.

Blog

alternate language
15 de octubre de 2020

Novenas: Una devoción que une a los corazones de familias y católicos


Novenas: Una devoción que une a los corazones de familias y católicos
 

Una de las tradiciones que más se disfrutan y difunden en las familias hispanas es la Novena. Como su nombre lo sugiere, se trata de nueve oportunidades, típicamente divididas en noches previas a algún acontecimiento importante, en que las familias o feligreses de las parroquias se unen para dedicar unas oraciones especiales, justamente en preparación del evento importante que se busca conmemorar. Al avanzar en nuestro calendario litúrgico, trataremos de responder algunas preguntas que quizá puedan ayudarnos a profundizar en lo que las Novenas significan en nuestro camino del Adviento.

¿Por qué se llaman Novenas?

El nombre viene derivado del número nueve, por lo que una Novena puede dividirse en cualquier forma que represente nueve oportunidades de apartar un momento para meditar, orar y dedicar un tiempo a reflexionar. Quizá la referencia que más puede evocar el carácter cristiano de la Novena y que nos puede ayudar a poner esta devoción en una perspectiva de catequesis son los nueve días que ocurren entre la Ascensión de Jesús y la llegada del Espíritu Santo en Pentecostés. Al final del primer capítulo del libro de los Hechos de los Apóstoles leemos que, luego de su muerte y resurrección, Jesús estuvo por cuarenta días con sus discípulos, enseñándoles y compartiendo con ellos: “Durante cuarenta días se dejó ver de ellos y les estuvo hablando del reino de Dios.” (Hechos, 1, 3). La solemnidad de Pentecostés, que ocurre cincuenta días después de la Pascua de Resurrección nos deja con nueve días entre ambas solemnidades, Ascensión y Pentecostés, días en los que los apóstoles se preparaban, cumpliendo la hermosa promesa que Jesús les compartió antes de ascender al cielo: “Esperen a que se cumpla la promesa que mi Padre les hizo, de la cual yo les hablé. Es cierto que Juan bautizó con agua, pero dentro de pocos días ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo.” (Hechos 1, 4).

Podríamos decir que la Novena es un tiempo de espera, de preparación, de crecimiento en la fe y esperanza en la promesa de la gracia de Dios. Es un tiempo que fructifica en un derramamiento del Espíritu Santo, como ocurrió con los apóstoles en Pentecostés.

¿Qué tipos de Novena hay?

Lo que podríamos llamar tipos de novenas corresponden más bien a nuestras motivaciones, expectativas y deseos, para alcanzar un crecimiento, a través de una Novena. Nuestras intenciones y motivaciones o incluso desmotivaciones nos impulsan a este tiempo de reflexión y preparación por nueve oportunidades o momentos, disponiendo el espíritu y preparando el corazón. Hay novenas que ocurren a lo largo de un año, como las novenas de los que participan en la devoción de los primeros viernes de cada mes. Hay otras novenas que pueden ocurrir en nueve días, que es la forma más convencional que conocemos. Lo importante es que estas nueve oportunidades sirvan para prepararnos, abriéndonos al misterio y asistencia del amor de Dios.

¿Por qué la Novena a Nuestra Señora de Guadalupe es tan popular?

La devoción a Nuestra Señora de Guadalupe es una de las devociones más extendidas por todos los Estados Unidos y en muchas partes del mundo. Proclamada por San Juan Pablo II como Patrona de las Américas, Nuestra Señora de Guadalupe es fuente de una rica devoción que la cultura mexicana ha compartido con los católicos del mundo entero, al punto de ser considerada por muchos como parte de nuestra identidad cultural hispana o latina. Como Madre y compañera, Nuestra Señora de Guadalupe nos enseña y conduce a su hijo, contando con nuestras limitaciones e incluso nuestra incredulidad, como pasó con San Juan Diego. Muchas veces pensamos que el llamado a anunciarlo corresponde a personas “más importantes” o estudiadas, sin embargo, Nuestra Madre de Guadalupe cuenta con nuestra disposición y voluntad para escuchar y seguir la voz de Dios. Como Madre de la Iglesia, bajo esta advocación la tenemos como protectora y defensora de los débiles, los que no tienen voz, por eso nos sentimos identificados con ella, con su humildad y ternura de madre.

¿Cómo se reza una Novena a Nuestra Señora de Guadalupe?

Manteniendo y preservando la tradicional estructura de una novena, he encontrado que un recurso como la Novena a Nuestra Señora de Guadalupe recrea y refuerza los elementos que la novena contiene y, en su concepto, está pensada para atender las necesidades de las familias hispanas de hoy, que son bilingües. A diferencia de muchas opciones que ofrecen este mismo recurso, esta Novena permite unificar a la familia inter-generacionalmente, al pensarla en usarla en familia, y en ambos idiomas. Además, en un ambiente parroquial, un recurso como éste abre las puertas de la integración cultural, ya que ésta es justamente una devoción muy popular para todos los católicos en los Estados Unidos, tanto de habla hispana como inglesa. Muchas parroquias y comunidades han podido desarrollar una devoción que va más allá del idioma, construyendo comunidad.

La forma en que este recurso está pensado, ayuda tanto a familias como a parroquias a vivir este tiempo de preparación en honor a la Santísima Virgen, Nuestra Señora de Guadalupe, de modo que, si usted es músico o padre de familia, igual encontrará tanto los cantos como las partituras para acompañar cada uno de los días de la novena, además de incluir letanías e intenciones que profundizan en la reflexión tan necesaria en el objetivo de la propia conversión.

¿Qué son Las Posadas?

Otra forma de novenario que vale la pena destacar son Las Posadas, una devoción muy extendida y cultivada sobre todo en Colombia, Venezuela y Ecuador, lugares en los que también se les conoce como Novena de Aguinaldos. Una variación en el significado de esta forma de novenario es que los nueve días de Las Posadas corresponden a los nueve meses del embarazo de María. Conduciendo al pueblo en el camino a la Navidad, Las Posadas conmemoran y reviven el viaje de José y María a Belén, pidiendo un lugar donde hospedarse. La alegría de los diálogos cantados que ocurren entre los que están dentro de la casa y los que están fuera, reviven una tradición de muchas generaciones y conecta la comunidad en el significado de estos días previos a la Navidad.

Esta devoción en los Estados Unidos se ha hecho muy popular, por lo que este recurso, que incluye reflexiones y oraciones bilingües especialmente diseñadas para unificar a las familias y generaciones, celebra y refuerza el sentido de la hospitalidad en la comunidad de las parroquias que abrazan muchas culturas. La estructura de este recurso ayuda a extender un puente de gratitud intercultural e intergeneracional, actualizando nuestra fe y manteniéndola viva con nuestros jóvenes, enriqueciéndola con recursos musicales que enriquece y mantiene viva la devoción, y ayudando a dar sentido a nuestro viaje hacia la Navidad.

Sea cual fuera la estructura de su familia o comunidad, recursos como Las Posadas o la Novena a Nuestra Señora de Guadalupe ayudan a abrir las puertas de la fe con devociones que nos conectan con una fe viva, que se renueva cada año en el hermoso tiempo del Adviento y la Navidad.

 
Carlos Castañeda
Carlos Castañeda
 

Carlos Castañeda tiene una extensa carrera como líder pastoral, tanto en entornos parroquiales como diocesanos. Su experiencia como comunicador profesional también ha contribuido a enriquecer su carrera con la creación audiovisual y con la creación de dinámicas presentaciones a líderes y grupos del ministerio, en temas como comunicación intercultural, discipulado y evangelización. Carlos tiene una Maestría en Comunicaciones (Marist College) y una Maestría en Ministerio Pastoral (Boston College).