Aviso: ocp.org tendrá un mantenimiento programado el lunes 25 de enero de 6 AM a 7 AM PST. Alentamos a nuestros usuarios a cerrar la sesión antes de las 6 AM y abstenerse de comprar artículos en el sitio web durante este tiempo.

Blog

alternate language
15 de diciembre de 2020

Sugerencias para el Cuarto Domingo de Adviento - Ciclo B


Sugerencias para el Cuarto Domingo de Adviento - Ciclo B
 

Llegamos ya al cuarto domingo de Adviento y estamos a un paso de la Navidad, de recibir al Niño Dios en nuestros corazones. En la primera lectura vemos cómo el rey David estaba pensando hacerle un templo al Padre, pero Dios le da entender que Él siempre ha estado con nosotros y le dice al Rey David a través de Natán: “Haz todo lo que te has propuesto, porque cuentas con el apoyo del Señor” (2 Sam. 7, 3). En el salmo 88 proclamamos “Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor” (Sal. 88, 2). También en la segunda lectura, en Romanos 16, se nos pide dar gloria a Dios “por Jesucristo, para siempre” (Rom. 16, 27). Finalmente, en el Capítulo 1 del Evangelio de San Lucas, vemos la narración de la Anunciación, cuando el Arcángel Gabriel fue enviado por Dios para decirle a la Virgen María que iba a concebir y dar a luz a un bebé, “al que llamarán Hijo del Dios altísimo” (Lc. 1, 32), a lo que Nuestra Madre, la Virgen María, dijo “Sí” contestando: “Yo soy esclava del Señor; que Dios haga conmigo como me has dicho” (Lc. 1, 38).

Al meditar en este pasaje del Evangelio, pensando en el “sí” de María, recordaba el momento en que Dios me llamó a servir en el ministerio de música hace exactamente 30 años. Acababa de emigrar a los Estados Unidos un 20 de diciembre de 1990 proveniente de Córdoba, Argentina, donde estaba estudiando ingeniería después de haber pasado mi infancia en mi segunda patria, Bolivia, la tierra de mis padres. Comencé a asistir a la parroquia de San Patricio con mi familia y al poco tiempo, el joven que dirigía el coro se accidentó y no pudo cantar por varios meses. El Diácono Eduardo, quien en aquella oportunidad era el asistente pastoral, se enteró que yo tocaba un poquito la guitarra y me invitó a servir.

Yo había venido a este país buscando oportunidades pensando en cosas materiales, pero los caminos del Señor son misteriosos y fue Él quien me hizo esta invitación, a través del diácono. Aquella invitación sería reafirmada cuando asistí a una conferencia nacional de liturgia en Seattle, donde comprendí que lo que hacía en la iglesia, era mucho más que un pasatiempo: es una vocación de vida de decirle “Sí” al Señor y hacer Su voluntad, sirviendo a Su pueblo, a través de la música en la liturgia.

En estos días que nos quedan del Adviento, aprovechemos las oportunidades de preparar nuestro corazón a la llegada del niño Dios, Emmanuel; yendo a confesarnos, participando en las novenas, las Posadas y las transmisiones por internet. Digamos “Sí” al Señor, como lo hizo la Santísima Virgen María, poniéndonos al servicio de los demás en nuestras comunidades de fe.

Finalmente, si Dios le ha bendecido financieramente, sea generoso con su parroquia y con aquellos que están en necesidad, especialmente en esta crisis, compartiendo su tiempo, talento, y especialmente de su tesoro.

Sugerencias de música

El Preludio de esta semana ofrece una buena oportunidad de entonar un canto a la Virgen y música instrumental que ponga a los fieles en oración. Le sugerimos “Dios Te Salve, María” del Padre Juan J. Sosa (FC3# 415) o “Virgencita Dulce Madre” de la coleccción El Señor Nos Invita, Volumen 1 para la Misa con niños. Para la entrada sugerimos “Que Se Abran los Cielos” de Eleazar Cortés, que lo encuentra en Flor y Canto (#273) una opción bilingüe es “Gaudete” de Albert Coppo que hemos usado en previas semanas, para la entrada y también la salida. Esta semana cantamos el Salmo 88 el cual encontramos en Flor y Canto y también excelentes sugerencias en Liturgia y Canción, que ahora puedes adquirir en su versión digital.

Primero está el Salmo 88: "Cantaré Eternamente” de Mary Frances Reza (FyC #199), que también puede usarse en Misas bilingües. También puede usar los salmos comunes del tiempo de Adviento (24 y 84). Salmo 24: “A Ti, Señor Levanto Mi Alma” del Padre Juan J. Sosa (FyC #163) y Salmo 84: “Muéstranos, Señor/Show Us, O Lord” de Jaime Cortez (FyC #198), que también es una opción bilingüe. Para el Ofertorio sugerimos el canto del Magníficat. Una de mis favoritas es la versión “Magníficat” de Albert Coppo. El “Magníficat” de Pedro Rubalcava (FyC #151) es una excelente opción bilingüe. También puede usar “La Virgen Sueña Caminos” de Carmelo Erdozáin (FyC #268) de la colección Las Posadas, o tocar música instrumental.

Para la Comunión quisiera sugerir “Comemos de Este Pan/We Come to Eat This Bread” de Jaime Cortez, que puede encontrar en la colección El Señor Nos Invita, Volumen 1, una excelente opción para Misas con niños y también Misas bilingües. Una segunda opción es “Ven a Nuestro Mundo” de Antonio Alcalde (FyC #260). Si necesita un canto adicional, puede cantar el tradicional “Oh Ven, Oh Ven Emmanuel” (FyC #259) y terminar con una estrofa instrumental al concluir la procesión de Comunión.

Finalmente, para la salida sugiero el canto del V Encuentro “Nuestra Alegría/Our Joy” de Iván Díaz, que puede encontrar en la colección Discípulos Misioneros/Missionary Disciples, que ahora está disponible, también en versión bilingüe. También puede cantar “Santa María del Camino” de Juan A. Espinoza (FyC #405), que también tiene ahora una versión bilingüe, o “Madre de Amor” de Diego Correa/Damaris Thillet, que puede encontrar en la colección El Señor Nos Invita: Volumen 1.

Que tenga una bendecida semana, una feliz Navidad y que el 2021 nos traiga la esperanza de dejar atrás la pesadilla de la pandemia, y poco a poco volver, no necesariamente a la normalidad, sino a una mejor vida, caminando más cerca del Señor que lo que vivíamos, antes del 2020.

Silvio Cuellar
Silvio Cuéllar
 

Silvio Cuéllar nació en Córdoba, Argentina y creció en Bolivia. Actualmente es el coordinador de la Oficina del Ministerio Hispano de la Diócesis de Providence, Rhode Island, Editor Asociado del periódico El Católico de Rhode Island y director de música y social media en la parroquia San Patricio en Providence, donde dirige coros en inglés y español.

Vive en Rhode Island y está casado con su esposa Becky por 27 años. Tienen siete hijos quienes comparten el talento de la música realizando conciertos, retiros y noches de alabanza en familia.